La prevención del cáncer comienza por la nutrición en el embarazo y en la infancia


Fuente de la imagen: http://institutoaguaysalud.es/por-que-una-nutricion-equilibrada-esta-en-la-base-de-una-buena-salud/

Fuente del artículo:

https://www.wcrf.org/int/blog/articles/2019/02/cancer-prevention-must-begin-pregnancy-and-childhood

 

Por el Doctor Paul Rogers, oncólogo infantil en el British Columbia Children’s Hospital y profesor en la University of British Columbia.

 

Hace un par de años fui el médico que acompañó a 17 jóvenes supervivientes del cáncer en un viaje de aventura. Hice un cuestionario informal sobre la alimentación de estos valientes niños. Ninguno de ellos tenía un conocimiento adecuado de la nutrición ni estaba comiendo según las pautas recomendadas de nutrición. Su consumo de alimentos y bebidas azucaradas muy refinadas era alarmante, al igual que su inadecuado consumo de frutas y verduras.

La buena nutrición durante el embarazo, la infancia y la adolescencia

Un error fundamental a la hora de considerar el impacto de la nutrición en la prevención del cáncer es ignorar que la prevención debe comenzar antes de la concepción, y continuar durante el embarazo, la infancia, la niñez y la adolescencia, para obtener los máximos beneficios a todas las edades.

La leucemia infantil, por ejemplo, tiene un peor pronóstico tanto en los niños desnutridos como al otro extremo del espectro de la malnutrición, los niños obesos. En los países de ingresos altos, la supervivencia general de la mayoría de los casos de cáncer infantil supera el 80%. Sin embargo, en los países de bajos ingresos, donde se encuentra la mayoría de los niños con cáncer, esta estadística está tristemente más cerca del 20 por ciento o incluso más baja. He visto demasiados niños gravemente desnutridos en países de bajos ingresos morir innecesariamente por el cáncer.

La nutrición y la supervivencia al cáncer infantil

Se ha documentado que un buen asesoramiento nutricional es beneficioso para ayudar a los niños a hacer frente al cáncer. Esto ayuda a aumentar su bienestar y a minimizar los efectos tóxicos de la quimioterapia agresiva, la radioterapia y la cirugía. En algunos países, como la India, han mejorado drásticamente la supervivencia al cáncer infantil al implementar intervenciones nutricionales tanto directamente con el paciente como para sus grupos de apoyo familiar.

Los resultados de investigaciones muestran una disminución de la leucemia y el neuroblastoma infantil cuando hay un consumo adecuado de frutas y verduras o suplementos de ácido fólico durante la concepción y el embarazo. La nutrición es fundamental para el bienestar en todas las etapas de la vida, pero especialmente importante durante las primeras etapas de la vida. Una buena nutrición durante el embarazo, la infancia y la adolescencia es el beneficio a más largo plazo para el bienestar de una persona, la prevención del cáncer y otras enfermedades no transmisibles.

¿Cómo ponemos en práctica la información sobre la salud?

Hay una plétora de artículos de nutrición en los medios de comunicación y en línea que proporcionan información sobre qué alimentos son malos o buenos para usted. A pesar de que los beneficios de una buena nutrición se publican ampliamente en la literatura popular y médica, hay poco consenso sobre cómo se puede incluir e implementar la nutrición dentro de las estrategias de prevención del cáncer. Estas estrategias podrían ayudar a dar consejos nutricionales a los padres, apoyar a las escuelas en la educación de nuestros hijos, ayudar a comunicarse con los proveedores de atención médica y la población en general.

Sin embargo, el enfoque actual del control del cáncer se centra principalmente en el diagnóstico y tratamiento temprano y no en tratar de prevenir el cáncer en primer lugar. Además, a menudo se pasa por alto la importancia vital de la nutrición.

Muchos países no tienen programas de salud pública que garanticen una nutrición adecuada y apropiada para la población. El consumo de comida chatarra y bebidas azucaradas es un azote para nuestra sociedad y uno de los principales contribuyentes a la obesidad, que es un factor de riesgo para el cáncer y otras enfermedades no transmisibles.

Supervivientes de cáncer infantil

La atención del cáncer infantil trata de curar a los pacientes jóvenes, y tenemos una alta tasa de éxito cuando los hospitales o las clínicas tienen los recursos adecuados. Somos muy conscientes de las importantes complicaciones a largo plazo de los cánceres y sus tratamientos. Los supervivientes de cáncer infantil tienen un mayor riesgo de padecer cánceres secundarios debido al tratamiento que reciben, el tipo de cáncer inicial que tuvieron y el estilo de vida que llevan. Sin embargo, algunos de estos efectos secundarios pueden minimizarse con intervenciones y asesoramiento sobre nutrición y actividad física.

Enfoque sobre la prevención

Existen muchas directrices disponibles sobre nutrición apropiada, pero es necesario utilizarlas y promoverlas de manera más eficaz. La financiación de la investigación para las intervenciones preventivas y la práctica de la prevención son insuficientes ahora mismo; la prevención no obtiene el nivel de apoyo o atención que merece y requiere. ¿Podría ser porque la prevención no tiene el atractivo emocional de un paciente de cáncer moribundo?

Una estrategia de control del cáncer debe incluir un programa preventivo activo, con un fuerte enfoque en la nutrición, que debe comenzar en el momento del embarazo, si no antes. La polio no se eliminó encontrando una cura, sino una estrategia de prevención exitosa: hagamos lo mismo con los cánceres que se pueden prevenir.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *